150 Años de la Facultad de Ciencias

150 años de la Facultad de Ciencias
Exposición en el Real Jardín Botánico Alfonso XIII. Universidad Complutense de Madrid

cartelEn el otoño de 1857, hace ahora 150 años, se constituyo la Facultad de Ciencias exactas, físicas y naturales, mediante la Ley de Instrucción Pública, dictada bajo ministerio de Claudio Moyano.
La de Madrid fue la única universidad del Reino que impartió todas las secciones de estas enseñanzas. La creación de la Facultad de Ciencias dotaba de entidad propia a unas enseñanzas que hasta entonces estuvieron vinculadas a los estudios de filosofía. 

La creación de esta Facultad no supuso dotarla de los locales adecuados para la práctica docente. Las enseñanzas se impartieron en salas del Real Jardín Botánico, Museo Nacional de Ciencias Naturales, Observatorio Astronómico, Instituto de San Isidro y del Cardenal Cisneros y, por supuesto, en algunas de las aulas del viejo caserón de San Bernardo. De esta forma las instituciones ilustradas dedicadas a la Ciencia se engranaban en el mecanismo universitario. 

A pesar de la modestia de este marco institucional en él desarrollaron su actividad un notable grupo de profesores que supieron transmitir al Estado la necesidad de sus disciplinas y a sus alumnos el interés por el cultivo de estas ciencias. La conjunción de ambos logros tuvo un primer germen durante el Sexenio democrático y la Restauración: en estos años aparecen en el panorama científico español profesores e investigadores relevantes, que, no obstante, siguen desarrollando su tarea en condiciones precarias. No será hasta el inicio del siglo XX, tras el desastre colonial, cuando las autoridades políticas afronten un ambicioso plan de reforma universitaria. En 1900, en estrecho contacto con profesores de la Universidad de Madrid, el ministro García Alíx promovió una reforma en profundidad de los estudios científicos.

En Madrid, de manera paralela a las reformas legislativas, se realizaron numerosos e infructuosos intentos de dotar a las enseñanzas de Ciencias de un espacio propio. No sería hasta los años de la década de 1920 cuando se materializara el proyecto de Ciudad Universitaria, en el que encontró acomodo los edificios destinados a albergar las enseñanzas de la Facultad de Ciencias, en un modelo en el que a la vez que se mantenía la unidad espacial se discernían las cuatro grandes secciones que constituían estas enseñanzas. El estallido de la Guerra Civil quebró este ambicioso programa de construcción. Durante el franquismo se retomó el proyecto, con notables modificaciones, hasta perfilar los espacios que hoy en día configuran el campus de Ciencias de nuestra Universidad.

La notable evolución sufrida en los estudios de Ciencias a lo largo de la primera mitad del siglo XX, con cambios sucesivos de teorías y paradigmas, cambiaron el panorama de la investigación y la docencia científica. Resultado obligado de estos cambios fue la segregación de la vieja Facultad en cinco unidades: Ciencias Biología, Exactas, Físicas, Geología y Químicas.

Los cambios acaecidos durante las últimas décadas del siglo XX han configurado un nuevo panorama para el conjunto de las Facultades de Ciencias: la apertura a Europa, la globalización de los problemas, el interés social por la cuestiones hasta entonces restringidas al ámbito de la investigación, etc, obligan a la comunidad universitaria a tomar una actitud de integración y participación en los debates sociales. 

Un medio académico con tan larga vida y fértil evolución no ha de temer los retos que los nuevos tiempos imponen.

 

Fecha: 20 de noviembre 2007 al 5 de enero de 2008

Horario: De lunes a viernes de 11.00 a 14.00 h. y de 16.00 a 20.00 h.

Exposición comisariada por: Alfredo Baratas Díaz, Antonio González Bueno, Pedro Ruiz Castell.

Esta exposición ha sido financiada con cargo al Convenio del Programa Ciencia y Sociedad del IV PRICIT suscrito entre la Comunidad de Madrid y la Universidad Complutense de Madrid.