Disponibilidad de la vida: la eutanasia


Desde que el ser humano tiene capacidad de discernimiento la muerte voluntaria siempre ha sido una opción. Probablemente, las razones por las que una persona haya deseado disponer de su vida, en todo este tiempo hayan sido las mismas.

Hoy en día, la mejora de las condiciones de vida y el desarrollo tecnológico de la medicina han transformado la forma de morir. Hace un siglo, la mayoría de las enfermedades eran progresivas e incurables. Cuando una persona enfermaba, su cuerpo se iba deteriorando de una forma inexorable hasta su fallecimiento. La esperanza de vida no superaba los 50 años.

Pero la misma tecnología, que tantos logros ha conseguido, se puede volver en contra de la persona y complicarle el final de su vida, provocando un sufrimiento innecesario. El aumento de las enfermedades crónicas y degenerativas asociadas al envejecimiento, la cronificación de enfermedades mortales como el cáncer, en muchos casos con una penosa calidad de vida y el mantenimiento con vida de cuerpos con un daño cerebral incompatible con un proyecto vital, pueden ser para muchas personas no sólo una manifestación del progreso, sino una amenaza a su integridad moral y a su dignidad. ¿Qué es una vida con demencia? ¿Por qué tengo la obligación de soportar la dependencia? ¿Quién se siente amenazado porque yo decida finalizar mi vida de forma voluntaria?

En una sociedad tan envejecida como la nuestra, esta es una meditación frecuente. ¿Hasta cuándo tengo que aguantar el sufrimiento? ¿Cuándo se acabará la pesadilla del proceso de morir? ¿Por qué, si el suicidio es impune, se castigan actos compasivos como la ayuda necesaria y la eutanasia?. ¿Puede, la muerte voluntaria, libre y responsable,ayudarnos a afrontar los cuidados que recibimos al final de nuestra vida y enfrentar de manera digna la muerte y la gestión del final de la vida?

Preguntas que golpean el ánimo y las conciencias de las personas y sus entornos familiares en situaciones de sufrimiento y dolor y sobre las que nos parece necesario reflexionar en este encuentro.

 


Fecha: 26 de octubre , 19:00 horas

Lugar: Biblioteca Histórica UCM

Intervienen: Luis Montes Mieza,Lydia Feito Grande,Rafael Serrano del Rosal.

Modera: Loren Arseguet

Inscripción gratuita aquí:

Entrada libre hasta completar aforo


 Luis Montes Mieza: Médico especialista en anestesia y reanimación. Fue director médico del Hospital La Paz de Madrid, Jefe del Servicio de Reanimación del Hospital Severo Ochoa de Madrid, y coordinador del Servicio de Urgencias de ese mismo centro. Presidente de la Asociación Federal Derecho a Morir Dignamente desde el año 2009.

 

Lydia Feito Grande: Doctora en Filosofía y en Neurociencia. Es profesora de Bioética y Humanidades Médicas en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.  Preside la Asociación de Bioética Fundamental y Clínica. Forma parte de varios comités de bioética. Ha desarrollado una amplia trayectoria de investigación y docencia en el mundo de la bioética, centrándose en aspectos de fundamentación de la bioética, ética del cuidado, terapia génica, neurociencia y, últimamente, bioética narrativa. 

 

Rafael Serrano del Rosal: Doctor en Ciencias Políticas y Sociología  e Investigador Científico del CSIC . Recientemente asumió la Dirección del Instituto de Estudios Sociales Avanzados.Actualmente preside la  End of Life Research Network de la que fue también uno de sus fundadores y tiene investigaciones sobre percepción social del dolor, y sobre los derechos de salida y el proceso de fin de vida. En todos estos campos ha dirigido múltiples proyectos de investigación y publicado sus resultados en revistas especializadas nacionales e internacionales.

 

Loren Arseguet: Secretaria de la Junta Directiva y Coordinadora del grupo internacional de la  Asociación Derecho a Morir Dignamente de Madrid.