Portada » Social » Experto en Gestión y Promoción de Empresas de Economía Social y Solidaria

Experto en Gestión y Promoción de Empresas de Economía Social y Solidaria


Formación bonificada

La Universidad Complutense de Madrid está inscrita en el Registro Estatal de Entidades de Formación que depende de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE), como entidad que puede impartir formación profesional para el empleo, lo que implica que su empresa u organismo puede acogerse al sistema de formación bonificada, de acuerdo con lo establecido en la Ley 30/2015, de 9 de septiembre, por la que se regula el Sistema de Formación Profesional para el Empleo.

Todas las empresas disponen de un Crédito anual exclusivamente destinado a la formación de sus trabajadores que pueden hacer efectivo mediante la aplicación de bonificaciones a la Seguridad Social para formar a sus trabajadores a coste cero (siempre que se cumplan determinadas condiciones). Si esta cantidad no se utiliza, se pierde.

Aproveche el crédito del que dispone su empresa para matricularse en nuestra amplia oferta de títulos de Formación Permanente.


"Sé parte de la Economía que pone la vida y a las personas en el centro"

“Las empresas cooperativas ayudan a construir un mundo mejor”, bajo este lema se enmarcó el año Internacional de las Cooperativas declarado por las Naciones Unidas el año 2012. Sirve como muestra del reconocimiento definitivo por parte de la comunidad internacional de que las cooperativas son un impulso para la economía a nivel internacional, que responden adecuadamente a los cambios sociales, son resistentes a la crisis económica mundial y son empresas fiables con éxito en la creación de puestos de trabajo en todos los sectores. 

En 1994 la ONU estimó que el sustento diario de más de 3.000 millones de personas (casi la mitad de la población mundial) era asegurado o facilitado por empresas cooperativas. Las empresas de economía social y solidaria apuestan por una economía centrada en las personas guiada por principios y valores éticos, solidarios, democráticos y ecológicos. Estas características distintivas de estas empresas y organizaciones nos muestran un escenario de futuro en el que es posible otra forma de entender la economía y, por tanto, otra forma de hacer economía. 

En el contexto de crisis actual, la economía social y solidaria, representada de manera especial por el movimiento cooperativo, se presenta como una alternativa potente ante el derrumbe del actual modelo socioeconómico. En este sentido Ban Ki Moon, Secretario General de las Naciones Unidas, nos dice que “Las cooperativas son un recordatorio a la comunidad internacional de que es posible perseguir la viabilidad económica y responsabilidad social.” Ahondando en esta cuestión cabe destacar que las cooperativas y otras organizaciones de economía social y solidaria están demostrando su capacidad de resiliencia económica y están poniendo en valor proyectos sostenibles y socialmente responsables. Entre los factores clave de esta capacidad de resiliencia económica encontramos que las cooperativas están siendo capaces de reinventarse y aprender a partir de sus propios procesos, los cuales se convierten en fuente de conocimiento para resistir de manera creativa los envites de la crisis. Otro factor fundamental es la toma de decisiones conscientes y guiadas por los valores cooperativos de las personas emprendedoras, esta guía es esencial para resistir frente a las incertidumbres de los mercados que hacen perder la racionalidad a las empresas convencionales. En tercer lugar, otro factor esencial es el apoyo institucional, que en España queda recogido de manera inequívoca en la Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social que apuesta por el desarrollo, la visibilidad y el reconocimiento de este modelo económico. 

Si analizamos la situación concreta de Madrid podemos observar en los últimos años un desarrollo significativo de las prácticas empresariales que se enmarcan dentro del ámbito de la economía social y solidaria. Se cuenta con ejemplos locales en plena expansión en todos los sectores clave que se sitúan en el centro de los planteamientos que apuestan por un cambio de matriz en el modelo productivo: energías renovables, economía del conocimiento, sector de los cuidados y atención a las personas, movilidad y construcción sostenible, alimentación ecológica, producción y gestión cultural,...

En un momento sociopolítico en que la ciudadanía demanda prácticas más democráticas a las esferas gubernamentales políticas y económicas, el cooperativismo y otras fórmulas de economía social y solidaria representan la posibilidad avanzar en una mayor democratización de la economía y de su principal instrumento de mediación, el mercado. Es en este contexto en el que aumenta claramente la demanda de servicios de apoyo y acompañamiento a este nuevo tejido productivo tanto en su fase embrionaria como en la de consolidación y crecimiento. Cuando las pesonas emprendedoras inician su andadura ha de enfrentarse al reto de tener que gestionar una empresa y tener que realizar una labor comercial, además de prestar y/o producir con calidad los productos y/o servicios de que provee su organización. El autoaprendizaje es una virtud y un problema que acompaña el nacimiento y desarrollo de estas empresas. Lograr una gestión eficaz y responsable tiene una parte de innovación práctica cotidiana, pero requiere necesariamente de un conocimiento fundamentado que tiene que obtenerse a través de la incorporación de estos contenidos en la oferta académica de estudios de postgrado. Aquí es donde detectamos una grave carencia formativa que da sentido y justifica la propuesta de este postgrado. La Comunidad de Madrid es la única comunidad autónoma con un peso poblacional significativo que no dispone de una oferta formativa en gestión y promoción de empresas de economía social y solidaria en un contexto de clara expansión y proyección, por parte de las instituciones locales, de este modelo de desarrollo económico. Para asegurar el éxito de estos proyectos productivos se hace imprescindible apostar por la formación de las personas que los gestionan, optimizando al máximo la experiencia acumulada por emprendedoras de la economía social y solidaria que, a base de esfuerzo y de aprender de los errores, han logrado sacar adelante sus empresas con éxito, han buscado fórmulas de gestión creativas, están apostando por el crecimiento basado en la intercooperación y han encontrado métodos de comercialización coherentes con sus valores y sus principios cooperativos. Aprovechar esta experiencia y sumarla al valioso conocimiento fundamentado proveniente del profesorado especializado de la UCM supone generar en una acción formativa en forma de postgrado de alta calidad.

Estamos convencidas de que además de las aportaciones teóricas, la praxis reflexionada es en este caso, fuente fundamental de aprendizaje y garantía de éxito para proyectos incipientes, pero también para proyectos que ya han comenzado su andadura y que necesitan reconducir sus formas de gestión o mejorar sus estrategias de comercialización o ponerse en relación con otras entidades del sector para incrementar sus posibilidades de intercooperación. 

Proponemos, por tanto, una acción formativa que redunda en el fortalecimiento del sector de la Economía Social y solidaria en sentido amplio, tratando de resolver la necesidad de aprendizaje de competencias de gestión y planificación que tienen las personas emprendedoras, y aportando un conocimiento profundo y situado sobre economía social y solidaria que mejore las competencias del personal técnico de las administracionespúblicas  que quiere hacer acciones de promoción e implementación de políticas públicas orientadas al crecimiento de la economía social y solidaria.